Historia viva de nuestra isla

Descubre la Mallorca tradicional y su legado cultural a través de los oficios
que se llevaban a cabo en la possessió desde el S. X hasta el S. XVII.

Interiores

Los oficios del pasado

Un paseo por el interior de La Granja de Esporles te permite descubrir cómo se vivía en una finca agrícola y mansión señorial hace 400 años. Un gran número de oficios tradicionales quedan representados a lo largo del recorrido por la mansión: desde la elaboración de tejidos hasta la fabricación de aceite, grano o papel; oficios como el de médico o perfumista …

además de varias salas destinadas a las actividades cotidianas de la possessió (cocinas, salones, dormitorios, salas recreativas e infantiles…) o incluso a actividades más siniestras como las llevadas a cabo en la sala de torturas. Actualmente los grandes salones de la possessió se utilizan para la organización de todo tipo de eventos y celebraciones.

Exteriores

El jardín de las sorpresas

Si el interior de la possessió nos muestra un recorrido por los oficios tradicionales y el estilo de vida de épocas pasadas, el exterior nos reserva multitud de sorpresas a lo largo del paseo por exuberantes jardines, con saltos de agua naturales y un torrente que recorre el típico bosque de la Serra de Tramuntana.

Varias estancias exteriores se dedican al cuidado de animales autóctonos que harán las delicias de los más pequeños, y otras nos muestran otros oficios relacionados con la actividad agrícola de la possessió. Los jardines de La Granja de Esporles ofrecen un espacio idílico al aire libre para organizar bodas, comuniones, incentivos o eventos.

Historia

Testigo vivo de la historia de Mallorca

La finca que actualmente ocupa la Granja de Esporles era muy valorada ya por los romanos debido al gran caudal de su manantial, y cuenta aún hoy con un magnífico salto de agua natural de treinta pies de altura. Fue también de gran interés para los árabes que dominaron la isla desde el S. X hasta el XIII.
Con la conquista cristiana de 1229, la finca inicia su nuevo periplo como posesión feudal, hasta que en 1239 fue cedida a los monjes cistercienses, que la regentaron durante 200 años, hasta que pasó a D. Mateo Vidal. Durante otros 200 años dicha familia la ocupó hasta que pasó a los Sres. Fortuny. El actual propietario es la familia Seguí.

La Granja de Esporles es una mezcla de estilo señorial y rústico, puesto que se utilizaba como residencia señorial pero también como explotación agrícola (possessió), llegando a tener más de cien oficios entre sus lindes. Esta combinación del mundo señorial con el agrícola le confiere a La Granja de Eporles un encanto único.